Tus PALABRAS son tus PENSAMIENTOS en ACCIÓN

Poder de las palabrasHas notado que cuando estas cerca de una persona positiva, alegre y sonriente la energía que sientes es muy diferente a cuando estas cerca de alguien pesimista, quejicoso u amargado? La energía pasa de ser vibrante y acogedora a ser baja y depresiva. Pues bien, cada uno de nosotros tomamos la decisión de ser como queremos ser y de transmitir aquello que llevamos dentro ya sea ligero o pesado.

El poder del verbo es la fuerza que tiene la palabra hablada y pensada. Si nuestros pensamientos son creadores entonces nuestra palabra que viene de nuestros pensamientos tiene también esa cualidad. Y no solo eso si no que con la palabra nosotros afirmamos abiertamente al mundo lo que resuena dentro de nosotros.

Digamos que nuestras palabras siembran nuestro futuro y si creas una siembra nociva ¿qué crees que recogerás?.

Por eso es importante poner atención a nuestras palabras. Con cada cosa negativa que decimos de nosotros, de otra persona, del mundo, de una situación creamos una realidad negativa para nosotros. La energía que vibra baja atrae energía que vibra baja y viceversa y las palabras al igual que los pensamientos tienen energía.

Hay que vigilar esas palabras que salen de nuestra boca por inercia. Las palabras son poderosas y por eso debemos observar aquello que decimos con mucha atención.

poder de la palabraAlineando nuestras palabras con nuestros pensamientos incrementamos de manera notable el poder de la manifestación. Si no están alineadas estás enviado señales confusas al Universo y como resultado obtendrás cosa que te dejen insatisfecho e infeliz.

Cuando declares tu intención, tenla presente a lo largo de tu día y habla de ella como si ya fuera parte de tu realidad. No digas: “si consigo mi objetivo…” di mejor “cuando consiga mi objetivo..”. No debes tener ninguna duda de que tu obtendrás tu objetivo.

El no alinear tus palabras con tus pensamientos es la gran razón del por que la mayoría de la gente no consigue sus objetivos. Requiere un trabajo consciente y cansa estar atento a tus pensamientos y palabras pero te aseguro que como en todo, cada vez te será mas y mas fácil hasta que llegues al punto en que lo hagas de manera instantánea.  

Las dos frases de las que deberás estar mas atento en no volver a decir son: “no puedo” y “no sé como”.

“Si piensas que puedes o piensas que no puedes, de igual manera, tendrás razón”. Esto lo dijo Henry Ford y creo que lo deja bien claro. “No puedo” es una de las frases mas dañinas y limitadoras que existen y tan sólo atraerán a tu vida situaciones que te demuestren que efectivamente “no puedes”. Lo mismo sucede con “no sé como”. Si usas esa frase nunca sabrás como.

Así que cada vez que te pilles usando palabras negativas o limitadoras modifícalas al instante. Por ejemplo si dices:”no me lo puedo permitir ahora mismo” modifícalo por: “eso no es una prioridad económica para mi ahora mismo”.

Un buen ejercicio es llevar un block de notas contigo durante una semana y escribir  lo que dices cada vez que hablas o piensas mal de alguien o de ti mismo. Al final de cada día mira lo que has escrito y transforma tu crítica en una afirmación positiva. Esto te servirá para coger el hábito de hacerlo al momento en que te surja el pensamiento. También te permitirá ver que reflejan de ti esos pensamientos críticos.

Fuente: viveenelexito.blogspot.com

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
0